La radio como terapia y tratamiento brindado en la especialidad Medicina General Integral

Raidel González Rodríguez, Yosmany Ventura Pérez

Texto completo:

PDF

Resumen

Estimado editor:

El hombre desde la antigüedad ha tenido necesidad de transmitir sus acciones, pensamientos y actitudes ante la vida. Con el advenimiento de enfermedades, pandemias, tratamientos curativos y ensayos clínicos se incentivó el empleo de vías o canales de transmisión para su conocimiento por todos los seres humanos. A pesar de la importancia e impactos positivos que poseen los medios de comunicación masiva para la salud humana, existen escasas investigaciones en  revistas médicas cubanas sobre el tema, siendo necesario su abordaje mediante la presente carta al editor.

La radio puede definirse como un medio de comunicación específico atendiendo a su inmediatez, heterogeneidad de la audiencia, accesibilidad, credibilidad, sencillez técnica y asequibilidad, es decir, es un medio de producción barato. 1 Ella es algo más que la simple difusión de conocimientos, ya que genera el desarrollo sanitario, fortalece y modifica conocimientos, actitudes y prácticas familiares respecto a los factores de riesgo para mejorar el autocuidado.

Desde su surgimiento, la radio ha tenido un papel protagónico en la promoción de salud y prevención de enfermedades. Su alcance comunitario ha permitido una orientación educativa con enfoque salubrista mediante el manejo de temas o mensajes médicos en su programación, siendo capaz de contribuir a la información y actuación ante los problemas sanitarios que afectan a la sociedad. 2

Actualmente la radio representa una técnica terapéutica empleada de forma insuficiente por especialistas de Medicina General Integral en el tratamiento a pacientes. Algunos beneficios que pueden ser obtenidos mediante su empleo por profesionales de la salud se destacan: función catártica relajante, motivación de las emociones personales, fortalecimiento de valores sociocomunicativos y activación de la creatividad.

Sus indicaciones varían desde una común actividad radioyente y formativa de la personalidad, hasta estados patológicos como depresión, ansiedad aguda, insomnio, algunos episodios de psicosis aguda y obsesión. Mantienen control beneficioso sobre la respiración, frecuencias cardíaca y respiratoria, además de la presión arterial, evitando situaciones estresantes o emocionalmente negativas. Los efectos estimulantes que posee sobre la memoria humana permiten su empleo para la prevención y tratamiento paliativo en la enfermedad de Alzheimer.

La radio como cualquier otro medio de comunicación, tiene poder para influir en la percepción de la realidad social, en su forma de ver e interpretar el mundo que rodea. 3 Es oportuno señalar entonces su fortaleza en la concientización y sensibilización comunitaria sobre temas en salud, que de manera eficaz promuevan mayor calidad de vida y satisfacción poblacional.

 

Al percibir una programación integral de la radio el paciente recibe una terapia con positivos aportes en las esferas conductual y emocional. Sumergirse en sus emisoras implica sentir, conectar y crear vivencias referentes a la percepción individual de lo que se interioriza. Todo ello potencia el desarrollo de habilidades humanas para memorizar, razonar, comprender e investigar, lo cual conlleva a transformar la ciencia y entorno social.

 

Y es que la radio tiene un claro poder para visibilizar existencias ocultas. También representa una herramienta para empoderar a sus participantes y un potente agente alfabetizador mediático que educa en los medios desde una visión crítica; pues está hecha para informar, entretener, formar e intervenir socialmente. 4 Desde la salud pública su alcance es global y directo, promotor de la sanidad comunitaria y ambientalista, aconsejador de riesgos y enfermedades e intervenidor en la forma de vida poblacional.  

 

Receptar una frecuencia sonora en compañía de amigos o familiares deviene ocasión perfecta para compartir y debatir ideas, opiniones e informaciones. Su disfrute además de fomentar relaciones sociales, se logran momentos de bienestar y placer gracias a la liberación hormonal de endorfinas, serotonina y dopamina; las cuales pugnan los no deseados estados de tristeza o angustia.

Resulta de vital necesidad consolidar el empleo de la radio desde la medicina familiar como herramienta de apoyo en el trabajo asistencial. Se requiere además diseñar nuevos productos radiales sobre temas de salud a partir de las necesidades territoriales, así como vigorizar las actividades de enseñanza sanitaria y procesos involucrados en la Medicina General Integral con énfasis en los temas familia, comunidad y medio ambiente, contribuyendo a concebir una mayor percepción de riesgo del proceso salud- enfermedad. Dichas aspiraciones deben propiciar que los objetivos del Ministerio de Salud Pública se vean cumplidos al abordar desde la radio proyectos comunitarios y pedagógicos en salud. 5

Sin lugar a dudas la radio como tratamiento en Medicina General Integral permite un entono sano, capaz de modificar estilos de vida no saludables. Sus positivos resultados pueden ser empleados dentro del abordaje psicológico, salud mental, terapias ocupacionales o grupales, además de la sustitución de tratamientos farmacológicos mediante su uso. Emplearlo en el quehacer profesional no es un dogma o actuación protocolar, constituye una receta que fortalece e incentiva la atención sanitaria integral dentro del nivel primario de atención.

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.




Copyright (c) 2020 Raidel González Rodríguez, Yosmany Ventura Pérez

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.